"Casa Olivae.

Un hogar en planta baja con estándares Passivhaus"

La Casa Olivae nace de la necesidad de desarrollar todo el programa de vivienda en planta baja, creando unas circulaciones fluidas, y una gran relación con el jardín.

Esta casa se ubica en Peralta, el sur de Navarra. Por lo que cuenta con un clima Mediterráneo continental caracterizado por el calor estival y la escasez de precipitaciones. Por ello, es muy importante el estudio solar y cómo reducir el sobrecalentamiento de la vivienda en verano, sin generar pérdidas en invierno.

Materialidad

La materialidad de esta vivienda parte de la idea de vivir una casa cálida y acogedora.

Los cerramiento perimetrales están formados por muros de piedra que protegen el interior.

Estos muros se introducen en la propia vivienda marcando un ritmo que rompe con la horizontalidad de la casa. 

El acceso a la vivienda se realiza atravesando con dos muros de piedra, que lo enmarcan, e invitan a entrar.

modificaciones_1 - Foto.jpg

Dos caras

En la fachada trasera, la vivienda se abre al jardín a través de un gran voladizo longitudinal que enmarca la piscina y sirve de tránsito entre el interior y el exterior.

 

A este porche se le genera una perforación donde se ubica un árbol enfatizando la relación con la naturaleza. En el exterior se crean diferentes ambientes en función del soleamiento, y de la época del año.

Con el fin de potenciar la horizontalidad la casa cuenta con una sola planta sobre rasante. Se consigue una gran sensación de acogimiento al dotar al edificio de una escala muy humana. La planta sótano únicamente tiene uso de garaje.

Fluidez y comunicación visual

Las estancias de día quedan separadas de las de noche de una forma muy natural. El interior de la casa se concibe como un espacio fluido y continuo, donde las conexiones visuales entre las estancias adyacentes se producen gracias a grandes paneles correderos que van de suelo a techo.

La sensación de fluidez se magnifica gracias al uso de carpinterías que van de suelo a techo y cuyas hojas correderas se ocultan completamente en los muros desdibujando los límites entre estancias.

modificaciones_4 - Foto.jpg